Oxitocina, explorando la hormona del amor en calma sana

Necesitamos ser capaces de dominar la energía para la acción y para afrontar los retos. También debemos ser abiertos y receptivos, curiosos, asimilar información y conectar con los demás.

0

Ahora León / Salud / Melodie de Jager  

“El factor de la Oxitocina” es  el título de un libro de la profesora de psicología sueca Kerstin Uvnas Moberg. Escrito en 2003 no ha perdido actualidad porque una buena parte de su contenido es permanente, es siempre actual, es parte de nuestra misma vida.

El subtítulo del libro dice: Explorando la hormona del Amor en Calma que Sana.

Moberg (2003) dice en el comienzo que cuando uno piensa en la vida, uno piensa en opuestos: Oscuridad/luz, joven/viejo, triste/alegre, estresado/relajado. Los científicos también piensan de esa manera.

Cuando nos adentramos en la investigación en el campo de la psicología: “… durante muchos años hemos dedicado una enorme cantidad de atención a la psicología del esfuerzo y el estrés, en buena medida explorando la llamada reacción de lucha o huida”. Con esto Moberg está hablando el lenguaje de los terapeutas que trabajan con ello. ¿No es así?

¿Cuándo ha venido a tu consulta alguien alegre como unas castañuelas clamando que su objetivo es “quiero estar estresado”? Llegan, cierto, estresados-desmotivados-peleando-fracasando y lo que quieren es vivir con todo lo contrario, ¿No es así?

EL BALANCÍN DE LA VIDA

El libro de Moberg trata de lo opuesto a la reacción de lucha o huida. Y ese opuesto no está solo en el día a día de nuestras vidas, está también en nuestro sistema bioquímico. Con sus propias palabras, “este libro trata del otro extremo del balancín, del propio sistema corporal para la calma y la conexión”.

                      Lucha y huida                Calma y conexión

   Dolor, hambre, frío, soledad              Tacto, cordialidad, plenitud, conexión

                Peligro, desafío                     Seguridad

                    Tenso, alerta                     Relajado, contemplativo

         Auto-poseído, YO, YO, YO          Feliz

 Enfocado en logros, competitivo          Sociable, NOSOTROS

                               Controlador            Sensible

Fuerte, resistente, quema-energía        Descansado, sanador, creciendo

EL EQUILIBRIO NECESARIO

Es importante enfatizar que ambas reacciones son esenciales en la vida. ó No se trata de situaciones “esto/o”,  sino situaciones  “y”. “Cuando con satisfacción digerimos alimentos raramente experimentamos agitación, rabia o estrés. Cuando estamos heridos, enfadados o apurados, la digestión se hace más lenta y nos sentimos menos sociables” (Moberg, 2003). Necesitamos ambas reacciones.

Hoy día, para mucha gente, la vida está tan fragmentada, apurada y retadora que, en lugar de cortos episodios de energía para lucha/huida, se ha convertido en un estado psicológico crónico. Y no solamente para adultos, también para niños. Demasiado a menudo vemos niños ansiosos y asustadizos, con volátil atención e incapacidad para concentrarse o tomar una comida. Incluso notamos esto en bebés que evitan el tacto y las caricias, dormitan no duermen y con todo tipo de problemas para alimentarse.

AFRONTANDO EL BALANCÍN

En la necesidad, a menudo inconsciente, de cambiar  el balancín desde una fisiología de estrés a una fisiología de calma, encontramos amigos en alimentos ricos en grasas, alcohol, ejercicio, drogas legales o no, prácticas espirituales, tacto y otras terapias. Aunque todas esas rutas se inclinan hacia una forma de relajación, unas más saludables que otras, según Moberg, “todas parecen trabajar activando el mismo sistema interno en nuestro cuerpo con la asistencia de un extraordinario bioquímico llamado oxitocina”.

El mundialmente conocido obstetra Michel Odent llama a la oxitocina la “hormona del amor”. Es una hormona que está disponible en todos los mamíferos, machos y hembras. Con la diferencia de solo dos moléculas la oxitocina está muy relacionada con otro bioquímico, la vasopresina que es un elemento importante en la respuesta de lucha/huida. Moberg lo dice muy bien, “junto con la sustancia más familiar que es la adrenalina, la vasopresina es un ingrediente en la “poderosa bebida” interna que estimula las acciones defensivas y las adaptaciones físicas y conductuales necesarias para luchar y para las situaciones límite, conductas asociadas a menudo con el sexo masculino”.

La oxitocina ha sido vista como una hormona femenina desde su descubrimiento en los partos y la lactancia donde la hormona reduce el estrés y el dolor, estimula la producción de leche y proporciona calma y apertura a la unión y el vínculo afectivo. Todo ello cierto y también que la oxitocina y la vasopresina están presentes en los machos y hembras mamíferos para permitirles tanto la nutrición como una intensa protección y provisión a la prole.

“Los mecanismos de retroalimentación en el sistema de la oxitocina permiten a esta hormona la producción de células que reciben y también envían comunicaciones a través de contacto nervioso y químico con el medio ambiente. Dado que la información es transmitida a estas células por los órganos sensoriales tanto internos como externos del cuerpo, la liberación de oxitocina es fácil de impulsar” (Moberg, 2003).

RELACIÓN  CON  MIND  MOVES

Es realmente interesante constatar que, los especialistas en Mind Moves trabajamos en el auténtico sistema sensorial que permite a la persona sentir el amor. Entendemos, pues, que si el sistema sensorial es inmaduro puede afectar negativamente a la habilidad de la persona para experimentar amor.

Lo que resulta más extraordinario es la afirmación de Moberg cuando dice que un contacto firme y positivo, así como el masaje son  formidables medios de  estimular la oxitocina. La autora cita diversas y bien documentadas investigaciones que afirman que un masaje intenso reduce la presión sanguínea, las pulsaciones y el estrés. Los niños se vuelven más tranquilos, menos agresivos y más maduros socialmente. Esa es exactamente la experiencia  que tenemos en Mind Moves cuando trabajamos sobre los reflejos de Retirada y de Moro en los niños.

Lo más interesante para nosotros, en Mind Moves, es cuando leemos en el libro de Moberg: “Algunos estudios muestran que la oxitocina se libera no solo en la persona que recibe el masaje, sino también en la que lo administra”. Fantástico!!

Cuando recordamos que la oxitocina produce calma y apertura al vínculo y el cariño, eso significa que los padres que aplican los movimientos con esa acción logran el efecto de relajación tanto en el padre como en  el hijo. Entendemos, pues, que los movimientos Mind Moves facilitan la apertura al afecto y la relación entre padres e hijos; también en el aula cuando los movimientos son aplicados mutuamente entre los niños.

Utilizar Mind Moves hace de este mundo un lugar más tranquilo donde los niños se sienten mejor y más relacionados.

                                                                             Melodie de Jager