2019 año de bienes, conoce tu horóscopo

El inicio del año coincidirá con una profunda sensación de incertidumbre provocada por demoras en nuestros planes y por nuestra falta de claridad mental y de energía.

0

Ahora León / Noticias de León / Horóscopo 2019 / Imagen: S.Arén

Dos afortunadas circunstancias van a hacer de éste un buen año; la inusual armonía entre Saturno y Júpiter, que ayudará al éxito de los nuevos proyectos, y que hace que este nuevo año llene a todos y cada uno de los habitantes del planeta de la fuerza de voluntad, ganas y energía necesaria para cambiar a nivel individual, y como colectivo ser capaces de generar un renacimiento feliz y positivo.

Claves para el nuevo año

Saturno y Júpiter en armonía traerán buenas y nuevas oportunidades y harán que los proyectos nazcan con una base sólida. Será un año muy terrenal. Ideal para mejorar nuestra situación económica.

Si algo va a  marcar los próximos doce meses es sin duda,  la armonía entre Saturno y Júpiter. Ambos astros crearán un tiempo excepcionalmente maravilloso que se hará sentir especialmente en el mes de enero y en el último semestre del año.

Esta colaboración planetaria estimulará  los asuntos económicos por un lado y nos instará a la prudencia y a la renovación en los asuntos políticos y emocionales, nuestra confianza personal como colectivo se verá incrementada y la capacidad de análisis será una nueva asignatura en nuestro día a día y en las situaciones más cotidianas.

En Enero la incertidumbre dará paso al avance

El inicio del año coincidirá con  una profunda sensación de  incertidumbre provocada por  demoras en nuestros planes y por nuestra falta de claridad mental y de energía.

Afortunadamente esta situación irá cambiando con el paso de los meses. El trígono de Júpiter con Saturno aportará una poderosa fuerza para avanzar en cuestiones económicas y laborales, asegurando la continuidad en todo lo que se emprenda.

La situación más complicada de todo el año la viviremos en  el mes de Marzo. Nadie querrá permanecer quieto. El  espíritu de renovación  se impondrá  y generará intenciones de cambio.  Prevalecerá el deseo de independencia de nuestros actos y la necesidad de  librarnos de ataduras  impuestas. A finales de marzo este deseo de cambio se volverá acuciante y podrán  ocurrir imprevistos.

De nada servirán las elecciones, podríamos decir que gane quien gane, gobierne quien gobierne no durará 4 años en el poder.

Durante la primera quincena de julio las condiciones planetarias impondrán restricciones, generarán falsas ilusiones y harán que los sentimientos negativos y  la insatisfacción saque a los ciudadanos a la calle

Serán Urano y Neptuno los encargados de calmar las aguas aportando el poder de la intuición y dar una visión diferente de los acontecimientos.

Aunque el crecimiento económico en España será una realidad, el bienestar y la recuperación económica no será igual para todos, 2019 será un año especialmente conflictivo con nosotros mismos y especialmente agresivo con nuestro entorno. Veremos el inicio de las revueltas sin lideres.

España: cambio necesario

El influjo de los astros se hará sentir en el ritmo acelerado de los acontecimientos que vivirá el país, especialmente durante el primer trimestre, cuando Plutón se coloque en  oposición a Marte. Entonces podrán llegar  a su fin tratos y reformas iniciadas al comienzo de la crisis. Este tránsito indica la culminación de  un ciclo y  el comienzo de otro en transformación social.

Aunque el discurso político tenderá a exagerar sobre los cambios a emprender y sus beneficios, el año terminará y comenzará con una situación de inconformismo, pero también con un mayor comprensión colectiva de la que se puede y debe  hacer.

La fuerza de Venus nos abre una época de gobiernos puramente femenino en todos los órdenes, sin duda alguna se acabó el bipartidismo, pero no todo lo nuevo será mejor. Lo realmente importante será la lección aprendida por los  ciudadanos en general pues todos aprenderemos que las decisiones se han de tomar en consenso y no en “obligación”. Viviremos la reforma de la Constitución, el inicio de una nueva España federal y el morir lentamente de las Autonomías como ahora están constituidas.

A nivel laboral es importante comprender que, solo de los talentos y habilidades personales surgirá el trabajo, será muy complicado conseguir un trabajo por cuenta ajena, la nueva fórmula laboral abrirá nuevos espacios de compra y venta realmente satisfactorios para todas las partes.

León, el fin de una forma de gobernar

Será curioso ver como los “naipes políticos leoneses” caen con una facilidad increíble. La alianza del Sol y Mercurio en un signo de aire, los primeros meses, generará buenas ideas y una comunicación dinámica entre políticos y ciudadanos, aunque los demás astros actuarán inarmónicamente aportando dudas y falta de realismo. Los imprevistos no serán pocos y los políticos tal y como actualmente los vemos y sentimos se verán obligados a “renovarse o morir”.

Una de las noticias de mayor calado vendrán como consecuencia de la fuerte y sólida unión del comercio leones, como consecuencia de la “caída de una dirigente y el resurgimiento de otros dos” la investigación legal servirá para poner a cada persona en su sitio incluidos los funcionarios con poder..

La palabra será su mayor enemigo, especialmente la palabra “pronunciada en falso”.

Las elecciones serán realmente complicadas y dolorosas. Los leoneses tienen claro que las situaciones que no nos hacen felices deben liquidarse, tanto si se trata de dinero, trabajo, amistad, política… Es un año de buenas oportunidades para las mayorías sociales y un mal momento para “los políticos minoritarios”,  de renacimiento para las personas y colectivos que estén dispuestos a subir el listón de su vida y de su conciencia. Es el momento de abrir la puerta al vecino, de compartir y de comprobar que el futuro depende de todas y cada una  de las acciones que se emprendan en cadena, persona a persona hasta llegar a formar una conciencia global de cambio.

El alcalde sea el que sea, deberá tener autonomía propia y menos dependencia de asesores que limiten la verdadera visión de los acontecimientos.