Claves para mejorar las condiciones de tu hipoteca

● Un capital pendiente superior a €50.000 y un tipo de interés superior a 2,5% son algunos de los requisitos más comunes a la hora de solicitar una refinanciación.

0

La refinanciación de la hipoteca es una fórmula que está ganando peso en los últimos años. Su principal ventaja es que permite a los propietarios de viviendas reestructurar sus préstamos ya existentes con el objetivo de obtener condiciones más favorables. En este contexto, se está popularizando su uso, por ejemplo, cuando los tipos de interés ascienden o cuando las circunstancias financieras del cliente han cambiado.

La consultora hipotecaria Bayteca, que acaba de lanzar sus servicios en España, señala que, aunque es uno de los productos más exitosos del mercado hipotecario en estos momentos, hay varios factores a tener en cuenta para saber si podemos optar a una refinanciación y en qué casos es conveniente acogerse a ella.

¿Qué requisitos debo reunir para mejorar las condiciones de mi hipoteca?

Hay diversos factores que definen si un refinanciamiento hipotecario es posible y es financieramente conveniente para las personas que lo solicitan. El primer paso es analizar cuándo tiene sentido cambiar las condiciones de una hipoteca. Para ello, es recomendable tener en cuenta tres variables:

  • Capital pendiente. Lo recomendable es que el capital pendiente de devolver a la entidad financiera sea superior a los 50.000 €.
  • Cantidad a refinanciar. Es posible refinanciar hasta el 80 % del valor de compraventa de la hipoteca.
  • Interés. Para que la refinanciación tenga sentido, el tipo de interés debe ser superior al 2,5 %.

En cuanto a lo que nos van a pedir los bancos para poder acceder a una refinanciación, cabe destacar que cada uno tiene sus requisitos propios, pero desde Bayteca señalan algunas condiciones que son comunes a la mayoría de las entidades:

  • Plazo superior a un año. Debe haber pasado más de un año desde la concesión del préstamo. Lo ideal es que hayan pasado más de cuatro años, cuando la hipoteca ya se considera más “madura”.
  • No haber ampliado la hipoteca. Es importante que no se haya producido una ampliación de capital de la hipoteca actual.
  • No haber refinanciado previamente más de dos veces. Si se ha refinanciado la hipoteca en dos ocasiones o más, es común que los bancos empiecen a rechazar una nueva refinanciación. Hasta dos refinanciaciones es viable.
  • Por supuesto, la entidad podrá comprobar que las condiciones financieras de la persona que solicita la refinanciación de su hipoteca sean adecuadas. Esto se traduce en que la persona cuente con estabilidad laboral y un nivel de endeudamiento aceptable.

¿Cómo puedo calcular el beneficio económico de mi refinanciación?

Si quieres saber lo que podrías ahorrar gracias a conseguir unas mejores condiciones en tu hipoteca a través de la refinanciación, hay varios factores a tener en cuenta para calcular ese beneficio económico antes de dar el paso.

Por una parte, debe observarse si el valor actual del inmueble se ha mantenido o incrementado, ya que se realizará una tasación antes de llegar a la refinanciación. Además, deben tenerse en cuenta los costes de amortización y de subrogación, especialmente a partir de 2024. Esto se debe a que en este año finaliza la medida del Gobierno para que los bancos no cobren estas comisiones. Ahora, los dueños de hipotecas tendrán que pagar ese coste en caso de refinanciación.

Por último, hay que tener en cuenta que si se accede a un intermediario financiero para encontrar las mejores condiciones, podría tener un coste. En Bayteca este servicio es gratuito.

En definitiva, la refinanciación es una buena forma de ahorrar dinero y mejorar las condiciones de una hipoteca, pero hay que tener en cuenta lo que implica y en qué casos resulta más conveniente.