COVAX recuerda que, si no se vacuna a todo el mundo, la COVID-19 seguirá siendo una amenaza real

COVAX tiene acceso a suficientes vacunas contra la COVID-19 para ayudar a proteger al 70% de la población en 91 países de bajos ingresos.

0

Ahora León / UNICEF / Covid-19

Casi 18 meses después de la administración de la primera vacuna contra la COVID-19, se ha logrado un progreso increíble: los países de bajos ingresos administran miles de millones de vacunas contra la COVID-19 en un despliegue global histórico sin precedentes en términos de velocidad, escala y objetivos demográficos alcanzados. Sin embargo, a pesar de este progreso y de la disminución de las restricciones de suministro global, las desigualdades entre los países de bajos y altos ingresos siguen costando vidas y prolongando la pandemia al aumentar la amenaza que representa la aparición de nuevas variantes potencialmente más peligrosas del virus.

Solo el 16 % de las personas en países de bajos ingresos ha recibido una dosis de vacuna, en comparación con el 80 % en los países de altos ingresos. En ciertos países de bajos ingresos, muchas de las personas de mayor riesgo en la sociedad (trabajadores sanitarios, ancianos y personas con problemas de salud subyacentes) están desprotegidos, mientras que los adultos jóvenes y saludables reciben dosis de refuerzo en los países más ricos.

El mundo tiene que actuar urgentemente para cerrar esa brecha de equidad

Después de un año de duras limitaciones, ahora nos encontramos en una situación que hace dos años hubiera parecido imposible: el suministro global es lo suficientemente alto como para respaldar el objetivo general de apoyar la vacunación equitativa y completa de todas las poblaciones de adultos y adolescentes a nivel mundial. COVAX tiene acceso a dosis más que suficientes para permitir que 91 países de bajos ingresos que cuentan con el apoyo del Compromiso de Mercado Avanzado (AMC) de COVAX, que proporciona dosis financiadas por donantes de una amplia variedad de vacunas contra la COVID-19, alcancen sus objetivos en la línea de la meta global de la OMS de proteger al 70% de la población en cada país. Podemos ayudar a estos países a cumplir sus objetivos individuales y priorizar la cobertura total de los grupos de alto riesgo. De acuerdo con la hoja de ruta del SAGE actualizada de enero de 2022, que recomienda refuerzos para grupos prioritarios, COVAX está abierto y alienta a que se soliciten dosis para campañas nacionales de refuerzo.

COVAX también está bien posicionado para entregar estas dosis y que lleguen a quienes las necesitan. En solo 15 meses, COVAX, como el pilar de las vacunas del Acelerador del acceso equitativo a las herramientas contra la COVID-19 (el Acelerador ACT), ha enviado más de 1300 millones de vacunas a 87 países de ingresos bajos y medianos bajos de todo el mundo. Los envíos de COVAX representan el 82% de las vacunas entregadas a países de bajos ingresos y la mayoría de las vacunas COVID-19 administradas en entornos humanitarios. Al impulsar el esfuerzo de vacunación global más rápido, más grande y más complejo de la historia, el trabajo de COVAX ha ayudado a aumentar la proporción promedio de personas protegidas por una pauta completa de vacunación en estos países de ingresos bajos y medianos bajos al 46%.

La responsabilidad ahora es construir sobre esta base para ayudar a los países a proteger completamente a los grupos de alto riesgo, cumplir con los objetivos nacionales de vacunación y cerrar la brecha mundial de equidad en la vacunación contra la COVID-19 para siempre. Sin embargo, todavía quedan obstáculos: la demanda y la aceptación son bajas y los países de bajos ingresos siguen siendo los más rezagados.

DEMANDA Y ENTREGA

Con más de 3.800 millones de dosis de COVID-19 administradas hasta la fecha, los gobiernos nacionales de los países de bajos ingresos han liderado el camino. El número de países con una cobertura inferior al 10% de la población ha disminuido de 34 en enero a 18 en la actualidad. Algunos países respaldados por el AMC – por ejemplo, Bután, Camboya, Vietnam, Maldivas, Fiji y Bangladesh- tienen una cobertura superior al 70 %.

Sobre la base de los esfuerzos de preparación realizados por los países hasta ahora, los más rezagados están recibiendo apoyo individualizado. En enero de 2022, la OMS, UNICEF y Gavi formaron la Asociación para la Entrega de Vacunas contra la COVID-19 (CoVDP), una iniciativa interinstitucional que se basa en los recursos existentes a nivel mundial, regional y nacional para apoyar la entrega de las vacunas contra la COVID-19 en países de ingresos bajos. La  CoVDP brinda específicamente apoyo operativo urgente a los 34 países que tenían una cobertura total de vacunación del 10% o menos en enero de 2022, muchos de los cuales se encuentran en África. A mediados de abril de 2022, se coordinó y desembolsó un total de 29 millones de dólares (unos 27,5 millones de euros) de financiación urgente, en un plazo de 15 días hábiles o menos, a diez países de las tres agencias. El CoVDP ha impulsado el compromiso político con varios países con bajas tasas de vacunación para mantener la entrega de vacunas en el centro de la agenda política e identificar oportunidades para combinar las vacunas contra la COVID-19 con otras intervenciones de salud.

Si bien la CoVDP y otros esfuerzos están ayudando a los países de bajos ingresos a progresar, aún hay desafíos que abordar. En muchos países, Omicron ha reducido el riesgo percibido del virus y hay otras prioridades de salud en las que se están centrando las personas y los gobiernos. Por lo tanto, la opción de integrar la vacunación contra la COVID-19 en otras actividades de los sistemas de salud -por ejemplo, campañas contra el sarampión y la poliomielitis, o la distribución de mosquiteras contra la malaria-, cobra más importancia. La vacunación contra la COVID-19 también es una oportunidad para fortalecer los sistemas sanitarios, lo que incluye capacitar a los trabajadores, mejorar los sistemas de información de gestión de la salud, mejorar aún más la cadena de frío y forjar nuevas formas de trabajar en entornos frágiles y de conflicto.

A través de nuestro diálogo continuo con los países apoyados por el AMC, sabemos que la demanda es muy dinámica y difícil de predecir, incluso para los propios países. Gracias a los aportes de los gobiernos nacionales, COVAX puede hacer algunas estimaciones iniciales de la demanda general de los países respaldados por el AMC. Según nuestro análisis de los últimos pronósticos de planificación de la demanda que nos proporcionaron estos países, actualmente la demanda estimada desde ahora hasta principios de 2023 es de aproximadamente 330 millones de dosis de COVAX, además de lo que ya han entregado o aceptado los países. Sin embargo, siguen siendo cifras dinámicas que evolucionarán con la situación en el terreno, así como con la aparición de nuevas variantes. Por ello, COVAX trabajará con los gobiernos nacionales para actualizar continuamente estas estimaciones.

Para que el mundo siga progresando significativamente en el cierre de la brecha mundial de equidad en vacunación, hacemos un llamamiento urgente a los países para que establezcan objetivos ambiciosos respaldados por planes concretos de implementación, priorizando la cobertura total de los grupos de alto riesgo, y a todos los aliados para que se coordinen a la hora de proporcionar a los países los recursos necesarios para acelerar y ampliar las estrategias nacionales, estimular la demanda y superar los cuellos de botella operativos. Los próximos 3 o 4 meses son cruciales para acelerar las campañas de vacunación contra la COVID-19, además de avanzar para integrar los esfuerzos de vacunación contra la COVID-19 en los sistemas de salud primarios de rutina.

SUMINISTRO

Si algo atestigua el trabajo innovador de las comunidades científica y manufacturera, es que ahora hay suficiente suministro global para satisfacer las necesidades, como lo es el hecho de que solo pasaron 327 días desde que se secuenció y publicó el virus SARS-CoV-2 hasta disponer de una vacuna COVID-19 para uso de emergencia.

Mientras nos esforzamos por ayudar a los países a poner más dosis, también debemos trabajar para garantizar que el suministro siga disponible en los momentos pertinentes. COVAX experimentó retrasos en la obtención de dosis en 2021. Ahora que disponemos de muchas dosis procedentes de acuerdos de compra anticipada, sumado a las dosis donadas, y la naturaleza dinámica de la demanda de los países junto con el exceso de oferta global, es muy probable que la oferta general supere la demanda. Sin embargo, COVAX está trabajando con los fabricantes para contribuir a que la oferta responda mejor al entorno cambiante de la demanda.

Que tanto la oferta mundial como la de COVAX ahora excedan la demanda es una situación ventajosa en una pandemia, ya que garantiza a todos los países la disponibilidad de suministro y la elección del producto a largo plazo. La protección rápida de las poblaciones debe ahora tener prioridad. Esto es fundamental, dado que 2021 demostró claramente el impacto que tuvo el suministro impredecible y ad hoc en la capacidad de los países con recursos de sistemas sanitarios más limitados para planificar e implementar campañas de vacunación. La certeza de que habrá suministro permite que los países planifiquen campañas nacionales de vacunación con más confianza, garantiza que se pueda disponer de una reserva móvil en el país y ayuda a que los despliegues sean fluidos y eficientes.

Si bien se debe hacer todo lo posible para minimizar el desperdicio y la caducidad, los países de bajos ingresos también deben poder aceptar dosis y apuntar alto, sin ser estigmatizados cuando hay desperdicio, que es una parte inevitable de los esfuerzos de inmunización contra cualquier enfermedad, en cualquier país.

COVAX se compromete a proporcionar a los países un suministro predecible a largo plazo, atendiendo a todos los contextos y manteniendo reservas para garantizar que el suministro pueda mantenerse al día con los cambios en la demanda. Esto incluye trabajar con fabricantes y donantes para garantizar que cualquier vacuna adaptada a nuevas variantes llegue a COVAX al mismo tiempo que a los países de mayores ingresos.

Hacemos un llamamiento a los países donantes y a los fabricantes para que apoyen a COVAX asegurando que el volumen y el momento de las entregas coincidan tanto como sea posible con las necesidades de los países de bajos ingresos. Los donantes deben ayudar a COVAX a mantener una cartera diversa, que incluya las vacunas adaptadas a variantes si fuera necesario. Los fabricantes deben trabajar con COVAX para reorganizar o redimensionar el suministro de los acuerdos de compra anticipada existentes.

En mundo asediado por numerosos desafíos y crisis, se mantiene invariable el hecho de que la pandemia, nuestra crisis colectiva, está lejos de terminar. Cerrar la brecha de equidad en la vacunación debe seguir siendo una prioridad urgente para la comunidad internacional.

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.