IU de Puebla de Lillo exige la reposición del personal médico en la zona

Izquierda Unida denuncia que este verano, en varias ocasiones, la Junta ha dejado sin servicio a los consultorios médicos de la zona, y que los cambios de horarios son frecuentes por la falta de personal.

0
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ahora León / IU

Desde la formación política denuncian que no se están sustituyendo las vacaciones ni las bajas de las y los profesionales médicos, como ya viene siendo lo habitual en las zonas rurales.

Izquierda Unida explica que de las seis personas que trabajan habitualmente, según datos del propio SACYL, en Agosto dos facultativos necesitaron una baja estando otra  de vacaciones, lo cual, teniendo en cuenta los descansos de los salientes de guardia en Boñar, deja a la zona en una situación muy precaria. Con el personal restante, manifiesta IU, hay que cubrir una extensa zona que incluye los municipios de Vegaquemada, Valdelugueros, La Vecilla, Boñar y Puebla de Lillo. Las guardias se realizan en el centro de salud de Boñar, centro al que pertenece el resto de municipios. De esta manera, y teniendo en cuenta las guardias, quedarían tres personas para cubrir toda esta extensión de territorio que por su especial orografía presenta serias dificultades para el acceso de las vecinas y vecinos al centro de salud de Boñar.

Según Izquierda Unida de Puebla de Lillo, “hace apenas unos días, el Consejero de la Junta de Castilla y León presentó a nuestro diputado provincial datos estadísticos en los que se expresa que el cupo por profesional en esta zona es de 513 habitantes. Una vez más, constatamos como la realidad es bastante distinta a las estadísticas que la Junta maneja y que están claramente falseadas puesto que la no sustitución del personal multiplica estas cifras, que no se ajustan a la situación que viven en estos pueblos, y sobre todo, en época estival, en la que la población flotante se dispara.”

Según datos presentados por IU de Puebla de Lillo, la distancia desde Puebla de Lillo hasta el centro de salud de Boñar es de 27 kilómetros, y además por complicadas carreteras de montaña, a lo que hay que añadir un transporte público insuficiente y la falta de pediatría u otros servicios, dificultando el acceso a la sanidad en igualdad de condiciones a las personas que habitan estas zonas, afectando sobre todo a las personas más vulnerables y desfavorecidas. Ésto va en detrimento de la fijación de población, para lo cual, el fácil acceso a servicios públicos básicos es indispensable.

A todos estos problemas con el servicio médico se une que la farmacia de Lillo tampoco está obligada a hacer guardias por la distancia que la separa del centro de salud, lo que supone un problema, sobre todo, para las personas con enfermedades crónicas y de mayor edad.

Queda patente en estas fechas la falta de previsión y de estudios de morbimortalidad de cada zona que la Junta de castilla y León  debería realizar a la hora de establecer los recursos necesarios para cada zona.

En estos momentos las vecinas y vecinos de la zona están preparando movilizaciones y comenzando una recogida de firmas para defender los servicios públicos que las políticas neoliberales de la derecha les están arrebatando, y para obligar a la Junta a cubrir los puestos de trabajo necesarios  para que el consultorio médico funcione con normalidad. Según izquierda Unida, antiguamente, en Puebla, había un médico o médica de cupo más una persona de apoyo en verano. Actualmente ni siquiera asiste al pueblo ni la persona titular.

Izquierda Unida de Puebla de Lillo quiere dejar claro que “Éste es un problema estructural, de falta de planificación e interés en solucionar los problemas del mundo rural y no tiene nada que ver con la reciente huelga de personal interino.”

Para concluir, Izquierda Unida declara que se unirá a todas las justas protestas que sobre este tema surgen cada vez con más fuerza en toda la Comunidad Autónoma.