Izquierda Unida critica la posible cesión de espacio público de Ordoño II a empresas de hostelería

La organización rechaza el proyecto y apuesta por otro modelo de turismo y creación de empleo sostenible.

0

Ahora León / Noticias de León / IU León / Imagen: S.Arén

Tras las obras de peatonalización completadas al final del 2020, evitando el tránsito de vehículos no autorizados y acomodando el espacio urbano para los peatones, el Ayuntamiento prevé privatizar ya parte del espacio público, cediendo tres sitios diferentes de la acera izquierda para nuevos bares.

La organización de Izquierda Unida de León local ha querido mostrar su desacuerdo con esta decisión. Carmen Franganillo, coordinadora, ha incidido en que «no solamente se está extrayendo beneficio del espacio público y peatonal, sino que se está haciendo para acoger tres bares cuando León ya tiene múltiples espacios dedicados a la hostelería, llegando a ser la ciudad con más bares por habitante del país. Este hecho, además, supone un beneficio extra para unos pocos, habiendo aquí un agravio comparativo.».

Según Érika Redruello, parte de la dirección local, «tras la crisis generada por la pandemia de la Covid-19 hemos podido observar lo poco sostenible que es el modelo de economía basado únicamente en el turismo y la hostelería, necesitando proyectos que apunten por la inversión en I+D+I y empleos sostenibles a largo plazo para evitar la continua emigración de la población más joven.»

La organización muestra su apuesta por aprovechar el espacio público en elementos que los propios peatones puedan disfrutar, como fuentes, bancos, aseos públicos, puntos de información turística o incluso espacios culturales y de divulgación que muestren apoyo a otro tipo de ocio. «Al final —inciden— lo que se había vendido como mejora de la calidad de vida de la población ha resultado ser un negocio más que perjudicará a muchos para beneficiar a unos pocos. Además de que el pactar con quince años vista nos parece un total despropósito con multitud de riesgos inasumibles».

Así, han querido incitar al Ayuntamiento a replantearse su propuesta, incidiendo en que, si el proyecto sale adelante, las terrazas y los propios establecimientos crearán aglomeraciones que dificultarán el paso a los peatones en una calle que, el año pasado, se estaba acomodando para el tránsito de estos, mientras que la contaminación acústica que se ha reducido de los vehículos volverá a incrementarse de otro modo, además de la molestia de los olores de las cocinas y la suciedad generada.

Han querido finalizar incidiendo en que «aunque el proyecto aún está sobre la mesa y el cargo corra a cargo de la empresa que gane el concurso, creemos que se puede explotar el reconocimiento gastronómico de la ciudad, pero sin la continua cesión de los espacios públicos y dedicando ayudas a quienes lo necesitan. Lo primero es tener en cuenta las necesidades de las leonesas y leoneses y el futuro de la propia ciudad.»