Izquierda Unida de León local pide a la Junta y al Consejo Nacional del Agua un cambio en la gestión de este recurso en León.

Desde IU piden un pacto de las Administraciones para preservar este recurso de la especulación y el mercantilismo y acusa a las empresas eléctricas de hacer un mal uso del agua, y a la administración de desentenderse de los problemas causados por la variante de Pajares.

0

Ahora León, Noticias de León, Gestión del Agua

“El agua no puede convertirse en un negocio. La economía de libre mercado trata de hacerse con bienes y recursos que son propiedad de todos, como ya está haciendo con servicios básicos, como la sanidad pública.”, declaran desde la organización de izquierda.

Carmen Franganillo, coordinadora local explica que “defender de la expoliación de empresas eléctricas el agua no es ya una cosa de la izquierda, sino de sentido común y de supervivencia. Lo que sí tenemos que hacer desde la izquierda es contar la verdad, aunque no sea lo que la gente quiere escuchar. El agua no es de nadie, por lo tanto, menos de las empresas. Durante años se ha estado malgastando y usando para beneficio de unos pocos, y es el momento de decir basta. En León, y en el país en general, tenemos un problema de sobreexplotación causado por las centrales hidroeléctricas entre otros agentes, que, como ejemplo, el año pasado vaciaron pantanos para vendernos la energía producida por este medio a precio de gas, en medio de una crisis energética sin precedentes y un serio aumento de precios. Además, está la problemática del aumento de la superficie de cultivo de regadío fomentada por una PAC al servicio de intereses espurios, la contaminación, o la fuga de agua en la Variante de Pajares, de la que nadie se responsabiliza y que afecta a varios acuíferos, causando una fuga de agua de 319 litros por segundo hacen peligrar en León un recurso necesario para la vida.”

En cuanto a la PAC, desde IU afirman que “fomenta un sistema petrodependiente, monocultivos, el uso excesivo de plaguicidas y que se pierden las plantaciones adaptadas al terreno y variedades tradicionales, y que la PAC actual no beneficia para nada ni a los pueblos ni a la buena gestión del agua.”

“Por si fuera poco, el cambio climático y las sequías agudizan el problema y al vaciado de los embalses por parte de Iberdrola se suma la falta de precipitaciones. Ante esto, algunas personas acusan a otros territorios, como ha sido recientemente el caso de Portugal, con quien compartimos cuenca, de “robarnos” el agua, dando a entender que el agua es sólo de un sector concreto de la población leonesa, y no de todas y todos, y sin tener en cuenta que estamos reteniendo el cauce natural del río, y mientras no intentan buscar soluciones a lo que en realidad es una mala gestión. Es mucho mejor apuntar a un supuesto enemigo externo que afrontar la realidad, manipulando la información y obviando que el desembalse, que no trasvase, de agua era para los saltos de los Arribes del Duero, y para uso de Iberdrola, nuevamente.” Explican.

Desde IU pedimos un acuerdo para solucionar los problemas a largo plazo, puesto que la escasez se verá agravada en las décadas futuras, e impedir que las empresas hagan un uso indiscriminado de este recurso, a la vez que contaminan los acuíferos. Debemos tener en cuenta que una cuarta parte del agua que bebemos en España procede de éstos, y que este verano pasado, pueblos situados en la cuenca del Torío tuvieron problemas de desabastecimiento de agua corriente.

Desde IU Federal ya se ha solicitado en otras ocasiones información sobre si los Convenios cumplen con la Directiva Marco y si la Comisión Europea está considerando la legislación superior a los planes de las cuencas que afectan a otros ríos. “Es importante que se cumpla con la Directiva europea Marco del Agua y evitar morirnos todos de sed en el futuro. Y tampoco podemos dejar de decir cosas que resultan incómodas de escuchar, como que el cambio climático hará que cultivos como el del trigo se desplomen un 50% en 30 años, o que el Sur de Europa puede perder hasta el 80% de su capacidad agraria antes de fin de siglo. La gente tiene que escuchar la realidad, porque vendrán tiempos difíciles y afrontarlos con equidad será uno de los grandes retos de las próximas décadas. Mientras, empresas como Coca Cola compran acuíferos en todo el mundo. España no es una excepción.”