La Alianza UGAL-UPA y UCALE-COAG recuerda “el varapalo que sufrimos los leoneses con Caja España”

Recordemos que el juez imputó en su día a 14 consejeros de Caja España por créditos irregulares, y que entre los imputados estaba el cierto miembro de ASAJA y consejero de la entidad.

0

Ahora León / Caja España

La Alianza UGAL-UPA y UCALE-COAG espera que no caiga en el olvido el enorme fiasco que supuso para los intereses leoneses el varapalo social y económico que sufrió el medio rural al desaparecer Caja España, la única caja de ahorros con origen local y provincial.

Recordemos que el juez imputó en su día a 14 consejeros de Caja España por créditos irregulares, y que entre los imputados estaba el cierto miembro de ASAJA y consejero de la entidad. Lo que sí sería importante para la sociedad leonesa y el resto, es conocer los créditos y préstamos con interés preferencial, así como los pisos o bienes inmuebles que se adquirieron por ciertos consejeros por tener información privilegiada.

Nuestra organización considera que estamos, sin duda, ante uno de los episodios más tristes y bochornosos que ha sufrido nuestra provincia en los últimos 20 años, puesto que Caja España era un emblema leonés prestando servicios fundamentales en los municipios rurales de nuestra provincia.

Resulta especialmente gravoso el hecho de que una gran parte del ahorro de los ciudadanos y ciudadanas de nuestra provincia se depositara en una entidad cuyos mandatarios resultaron ser unos irresponsables, tal y como lo verifica el hecho de que el propio FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), decidiera denunciar ante la Fiscalía nueve operaciones financieras de la rescatada entidad al ver indicios de administración desleal en su cúpula.

Conviene recordar que según los informes de dicha entidad, se estima que los perjuicios económicos ocasionados por dichas operaciones ascienden a unos 120 millones de euros. Se trata de operaciones de financiación y refinanciación para la adquisición de inmuebles o participaciones en sociedades, renegociaciones de préstamos con reducción de garantías y, en general, operaciones todas ellas que dieron lugar a importantes pérdidas para las entidades.

Estos actos, que tal y como recogieron muchos medios de comunicación presentaban  “indicios de irregularidad o no respondían a una finalidad económica lógica”, para la Alianza UGAL-UPA y UCALE-COAG deberían tener una responsabilidad a varios niveles, puesto que el paso de los meses no puede hacer olvidar los serios trastornos que ha generado a miles de ciudadanos leoneses, y por lo tanto el tejido social del medio rural, por la actitud desaprensiva e irresponsable de los consejeros de Administración de dicha entidad.

Más lamentable resulta aún para la Alianza UGAL-UPA y UCALE-COAG que uno de los máximos dirigentes de la organización agraria ASAJA LEÓN fuera miembro en el Consejo de Administración de Caja España, y por lo tanto parte activa en la toma de decisiones de cuantas maniobras se realizaron para dar al traste con esta entidad, a pesar de que una parte importante de los impositores de la Caja fueran agricultores, ganaderos y ciudadanos del medio rural que se vieron fuertemente engañados en el tema de las preferentes.