La Diócesis de León acoge la I Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores

Custodios de raíces, transmisores de fe y cuidadores de los pequeños, los abuelos y mayores son esenciales para nuestra vida, insustituibles”

0

Ahora León / Noticias de León / Diocesis de León

La Diócesis de León acoge la I Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores, convocada por el Papa Francisco con el lema “Yo estoy contigo todos los días” para el último domingo de julio, y que en esta primera edición, al coincidir con la solemnidad de Santiago Apóstol, la Conferencia Episcopal Española ha trasladado al día 26, fiesta de San Joaquín y Santa Ana. Una convocatoria que tendrá sus prolegómenos hoy sábado día 24 a las 12 horas en la Capilla de la Virgen del Camino de la Catedral con la VIII celebración de las Bodas de Oro y Plata Matrimoniales en una eucaristía que presidirá el obispo, el padre Luis Ángel de las Heras, promovida por la Delegación de Pastoral Familiar para rendir homenaje a los matrimonios que este año cumplen su 50 y 25 años de vida en común desde el sacramento del matrimonio.

EUCARISTÍA Y BENDICIÓN ESPECIAL

Ya el próximo lunes día 26 a las 18 horas en el Altar Mayor de la Catedral se celebrará el acto central de esta I Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores con una eucaristía que presidirá el obispo Luis Ángel de las Heras, que concluirá con la bendición especial para todos los abuelos y personas mayores de la Diócesis y que se podrá seguir en directo desde la emisión que se realizará por internet en el canal diocesano de la plataforma YouTube.

“PREOCUPACIÓN, CARIÑO Y CAMPAÑÍA”

El lema elegido para esta I Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores, “Yo estoy contigo todos los días”, remite a la promesa que el Señor hizo a sus discípulos antes de subir al cielo y según el Papa Francisco, que en su mensaje para esta cita se reconoce “como anciano igual que tú”,  recuerda que “toda la Iglesia está junto a ti –digamos mejor, está junto a nosotros–, ¡se preocupa por ti, te quiere y no quiere dejarte solo!”. Preocupación, cariño y compañía que también remarca en su carta pastoral el obispo de León, el padre Luis Ángel de las Heras, “tres términos que resumen la misión de estar pendientes, amar y acompañar a nuestros abuelos y mayores” que es preciso transmitir en una sociedad como la leonesa, con uno de los índices de envejecimiento más altos de España al computar 51.309 hogares en los que viven personas mayores de 65 años, con 38.616 de esos hogares en los que esas personas mayores viven solas. Una radiografía sociológica que refleja la realidad de envejecimiento y la soledad que se vive en León y ante la que el padre Luis Ángel pide tomar el mensaje del Papa Francisco como “una llamada para que cada miembro de la Iglesia acoja en el corazón la misión de hacer vivas las palabras del Papa Francisco y transmitírselas a los abuelos y mayores de la propia familia y de fuera de ella”.

El Papa Francisco recuerda el sentido especial de celebrar esta I Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores el próximo día 26, “precisamente este año, después de un largo aislamiento y una reanudación todavía lenta de la vida social” porque “incluso cuando todo parece oscuro, como en estos meses de pandemia, el Señor sigue enviando ángeles para consolar nuestra solead y repetirnos: ‘Yo estoy contigo todos los días’; ¡Que cada abuela, cada anciano, cada abuelo, cada persona mayor –sobre todo los que están más solos– reciba la visita de su ángel! A veces tendrán el rostro de nuestros nietos, otras veces el rostro de familiares, de amigos de toda la vida o de personas que hemos conocido durante este momento difícil. En este tiempo hemos aprendido a comprender lo importante que son los abrazos y las visitas para cada uno de nosotros, ¡y cómo me entristece que en algunos lugares esto todavía no sea posible¡”.

TRANSMISORES DE FE Y CUIDADORES DE LOS PEQUEÑOS

“Custodios de raíces, transmisores de fe y cuidadores de los pequeños, los abuelos y mayores son esenciales para nuestra vida, insustituibles” señala en su carta el padre Luis Ángel para recordar que “sus sueños de justicia, paz y fraternidad pueden acompasarse con nuestras visiones y nuestros proyectos, desde los cuales aprender a custodiar, transmitir y cuidar. Hagamos realidad esos sueños. Su memoria puede ser nuestra luz para recorrer los caminos de la nueva humanidad y evitar los abismos de la destrucción”. Una llamada al diálogo intergeneracional en la que coinciden los obispos de la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida cuando piden “ayudar a nuestros jóvenes a valorar a las personas mayores, a que dediquen parte de su tiempo a acompañarlas, a escuchar sus historias llenas de sabiduría” el tiempo que se hace posible que “nuestros mayores puedan transmitir el precioso legado de la fe, aquilatada por su larga experiencia de vida” porque según Don Luis Ángel “los discípulos misioneros de Jesús que peregrinamos en la Diócesis de León queremos ser herederos de vuestros sueños de grandeza humana y cristiana”: “Queridos abuelos y mayores, nos llena de alegría compartir sueños y visiones como hermanos, juntos en la misma barca”.