La mili no volverá a ser obligatoria en España según Inés Arrimadas

En España, los distintos servicios militares implantados desde el siglo XIX se encontraron con problemas de aceptación social. La popular "mili" fue siempre exclusiva para los varones y mayores de edad

0
(Foto: Ministerio de Defensa)

Ahora León / Servicio Militar / Albert Ribera

Después de que los cantos de sirena llegaran desde Francia, con Emmanuel Macron insinuando el posible regreso del servicio militar obligatorio, aunque limitado, en España muchos encendieron las alarmas. Por eso rápidamente Ciudadanos fue preguntado al respecto, señalado como un partido parecido al de Macron, En Marcha, y cuya figura política muchos quieren comparar con la de Albert Rivera.

Pero Cs rápidamente ha alejado los fantasmas que pudieran hacer sospechar sobre que algún día pidieran el regreso de la ‘mili’ a nuestro país. Inés Arrimadas, la ganadora de las elecciones catalanas y figura emergente en la política nacional, fue contundente al respecto: “No creemos que esa medida sea buena para nuestro país”. “Nosotros pertenecemos a un mismo espacio político. Pero no llevamos el mismo programa”, dijo respecto a la propuesta de Macron.

También lo ha descartado secretario de Estado del Ministerio de Defensa, Agustín Conde, quien lo ha considerado “no factible”. Entre otras cosas, recordó que Francia tiene un presupuesto para Defensa de 40.000 millones, cuando en España es de 9.000 millones.

Los militares tambén están en contra de esta idea. La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), creen que es un “contrasentido” la idea del francés Macron: “¿Cómo se va a sustituir a un militar formado, con experiencia, que hemos invertido mucho en su formación, con soldados de reemplazo? Un militar en un mes no puede hacer nada. La operatividad de las Fuerzas Armadas no puede pivotar sobre una tropa no profesional que vaya un mes”.

En España, los distintos servicios militares implantados desde el siglo XIX se encontraron con problemas de aceptación social. La popular “mili” fue siempre exclusiva para los varones y mayores de edad. Los únicos que se podían salvar de realizarla eran los hijos de viudas y los individuos con discapacidades físicas. Durante los últimos años del franquismo se produjeron los primeros casos de objeción de conciencia. En 1994 el gobierno de Felipe González declaró que “los insumisos nos llevan a un callejón sin salida” y en 1996 el servicio militar obligatorio fue finalmente suspendido por el gobierno de José María Aznar.