La última propuesta de Trabajo a los agentes sociales para la nueva prórroga de los ERTE

Una vez más, la negociación para la prórroga de los ERTE apura los plazos, ya que el sistema actual sigue vigente hasta el 30 de septiembre.

0

Ahora León / Noticias de León / ERTE

El Ministerio de Trabajo ha planteado a los sindicatos y la patronal una prórroga de los ERTE hasta el 31 de enero de 2022 en dos fases. En la reunión de este jueves, no se ha logrado el consenso para la nueva extensión de este mecanismo de protección del empleo, pero las partes han acordado volver a sentarse este viernes en la mesa de diálogo.

El próximo 30 de septiembre expira la prórroga de los ERTE, aunque el Gobierno ya anunció su intención de mantener este mecanismo para acompañar a la recuperación económica tras la crisis derivada de la pandemia. En la reunión del Ministerio de Trabajo con los agentes sociales, el departamento que dirige Yolanda Díaz ha propuesto mantener los ERTE en las condiciones actuales hasta el 31 de octubre, e introducir cambios a partir de noviembre. La idea es que se prolonguen hasta el 31 de enero de 2022.

El objetivo de las dos fases en la prórroga es, según el Ejecutivo, que las empresas dispongan de un plazo de 10 días, del 1 al 10 de octubre para renovar la solicitud de ERTE, y la administración tendrá la obligación de responder a la solicitud en 10 días.

Según han avanzado los sindicatos, se ha acordado que en el caso de que la autoridad laboral no se pronuncie dentro del plazo, lo que se conoce como silencio administrativo, se considerará como respuesta positiva, en lugar de desestimada.

Continúa la negociación para la prórroga de los ERTE

En la reunión, no se ha alcanzado un acuerdo en torno a la ‘letra pequeña’ de la prórroga de los ERTE, pero el Gobierno, sindicatos y patronal se han vuelto a citar este viernes para continuar con la negociación.

El líder de CCOO, Unai Sordo, ha manifestado que “en estos momentos el acuerdo está lejos porque se están planteando algunas modificaciones de cierta importancia”, en alusión a los cambios en las condiciones a partir de noviembre.

Pese a las discrepancias, confía en sellar un pacto con el Ejecutivo, ya que “sería absurdo que habiendo tenido 3,5 millones de trabajadores en expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) mediante sucesivos consensos, se rompa en el último momento; estamos en la obligación de llegar a un acuerdo“.

El sindicato apuesta por salvaguardar el cuadro de derechos laborales conseguidos desde la primera negociación, que se refiere, básicamente, a la reposición de la prestación de desempleo en caso de que el trabajador afectado por un ERTE finalmente acabe en la calle y al hecho de que se puedan incorporar a los ERTE personas trabajadoras que no tenían la antigüedad suficiente para acceder a la prestación por desempleo.

Sobre la intención del Gobierno de vincular su permanencia a la obligatoriedad de que las empresas en ERTE promuevan procesos de formación para sus trabajadores, Sordo cree que no es el momento, aunque no lo descarta en el medio plazo. “Esta idea que me parece buena para los ERTE estructurales, si la sacamos antes de tiempo a la palestra puede generar frustración o problemas en el mantenimiento de ERTE hasta finales de la pandemia”, ha insistido.

Una vez más, la negociación para la prórroga de los ERTE apura los plazos, ya que el sistema actual sigue vigente hasta el 30 de septiembre. Habrá que esperar a la reunión de este viernes, y la idea del Ejecutivo es aprobar los cambios en el Consejo de Ministros del próximo martes 28 de septiembre.