León 3×3 Baloncesto entrena con presos de la cárcel de León

Disputaron varios partidos, se mezclaron con los deportistas reclusos en varios equipos y al final se jugó un partido 5x5 entre todos

0
Ahora León / Noticias de León / Baloncesto

El nuevo equipo León 3×3 Baloncesto realizó ayer uno de sus entrenamientos en el Centro Penitenciario de León participando así en la iniciativa que lleva la Fundación Real Madrid en Villahierro. Cinco jugadores del equipo disputaron varios partidos contra los reclusos de la prisión y durante casi dos horas, el pabellón de la cárcel fue toda una fiesta deportiva que tuvo la guinda final en un partido 5×5 entre dos equipos mezclados entre los reclusos y los jugadores leoneses.

En este evento, estuvo presente el coordinador técnico del Área de Baloncesto, Emilio Villafuertes, junto con el responsable de los entrenamientos con los internos, Pablo Tejo.

La Fundación Real Madrid tiene un programa de integración. El deporte en cárceles es una actividad beneficiosa para la reeducación de los reclusos, con el objetivo de contribuir a una mejor reinserción social futura. Los participantes, hombres y mujeres en función del centro, son seleccionados por los coordinadores deportivos de cada prisión de entre aquellos interesados que se encuentran en el tramo final de su condena.

El deporte semanal en la población reclusa es una línea especialmente importante para la Fundación Real Madrid. Con un perfil de recluso mayoritariamente menor de 30 años y de origen foráneo, el deporte educativo supone una manera de intervención que influye en la conducta de los internos, en la relación entre ellos y en la relación con los funcionaros, convirtiendo los balones y las canchas en puentes para la reinserción futura al contribuir a la modificación de conductas y la asimilación de los valores positivos y universales del deporte de equipo, tanto valores personales como sociales.

Este programa se lleva también en León y ayer los participantes dentro de este proyecto tuvieron un regalo muy especial al compartir cancha y balón con importantes jugadores de León. Jaime Llamas, Pablo Llamas, Miguel Domínguez, Sergio Martínez y Roger Fabrega se convirtieron en los héroes de esta experiencia deportiva ante un equipo de reclusos y cerca de un centenar de presos que vieron los partidos desde las gradas.