Los peregrinos a su paso por el tramo leonés del Camino reciclaron casi 65 toneladas de envases

La otra primicia de esta edición vino de la mano de la innovación, uno de los pilares esenciales para Ecoembes, y que se ha convertido en una herramienta clave para que el reciclaje siga avanzando en España.

0

Ahora León / Noticias de león / Fomento y Medio Ambiente

Los incomparables parajes del Camino de Santiago en Castilla y León siguen siendo uno de los principales atractivos para los visitantes que emprenden la Ruta Jacobea. Sin duda, un entorno que cada vez es más importante proteger. Para contribuir con esta misión, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y  Ecoembes -la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España-  pusieron en marcha durante el pasado verano una nueva edición de Camino del Reciclaje.

El proyecto ambiental que busca que los miles de peregrinos que anualmente recorren el Camino de Santiago puedan separar y reciclar los distintos residuos de envases que van generando durante cada etapa y luchar contra la basuraleza (residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza).

Entre los meses de junio y octubre del 2019, y gracias a la colaboración de los peregrinos y hospitaleros, se han logrado reciclar casi 65 toneladas de envases solo en Castilla y León. Concretamente, se han depositado 18.434 kg en el contenedor amarillo -destinado a los envases de plástico, latas y briks- 46.539 kg en el azul -reservado a los envases de papel y cartón-.

Precisamente para erradicar el abandono de residuos en espacios naturales, se han repartido entre los albergues participantes del proyecto más de 37.000 bolsas reutilizables de PET reciclado. Una herramienta para ayudar a que los peregrinos puedan guardar los residuos que generen en cada etapa evitando así la basuraleza y facilitando la posterior recogida selectiva a la llegada al albergue.

Novedades 2019

Una de las principales novedades de esa edición del Camino del Reciclaje ha sido la Compostela del EcoPeregrino, cuyo objetivo ha sido dar visibilidad al compromiso de los EcoPeregrinos con el reciclaje y el cuidado del medio ambiente. De este modo, se animaba a los caminantes a subir a Twitter o Instagram una foto de su Compostela del EcoPeregrino con tres sellos (que podían obtener en los albergues participantes del proyecto) durante los meses de junio a octubre con el hashtag #EcoPeregrino.  Ese pequeño gesto –símbolo de su compromiso ambiental- tenía recompensa: por cada Compostela firmada se plantaría un árbol.

La otra primicia de esta edición vino de la mano de la innovación, uno de los pilares esenciales para Ecoembes, y que se ha convertido en una herramienta clave para que el reciclaje siga avanzando en España. De cara a que también se integrase y formase parte del Camino del Reciclaje, sumamos un compañero de camino muy especial:   A.I.R-e peregrino. Un bot del reciclaje, activo en la web Camino del Reciclaje, que ayudaba a los ecoperegrinos a resolver las dudas en torno al reciclaje que les pudieran surgir durante su viaje.

117 ecoalbergues se han unido al Camino del Reciclaje en Castilla y León

Desde que comenzó el proyecto en Castilla y León en 2015, se han sumado 117 albergues en el Camino Francés a su paso por la Comunidad, una cifra que alcanza los 453 ecoalbergues en el total de comunidades que participan en el proyecto.

A todos ellos se les facilitó un kit con diferentes materiales, como papeleras amarillas y azules para poder reciclar fácilmente en las instalaciones, un sello identificativo para que todos sus huéspedes pudieran saber que se hospedan en un albergue comprometido con el medio ambiente, pegatinas a modo de ecotips para evitar el derroche de agua y luz (entre otras recomendaciones) y un display para facilitarles el reparto de bolsas y compostelas.

Resultados globales del proyecto

El Proyecto -que ha contado con la colaboración de la Xunta de Galicia, la Junta de Castilla y León, el Gobierno del Principado de Asturias, el Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa), el Gobierno de La Rioja y el Gobierno de Cantabria- ha conseguido que entre los meses de junio y octubre del 2019 se hayan reciclado más de 264 toneladas de envases, lo que supone casi un 7% más que en el mismo periodo del año anterior.

Concretamente, se han depositado 75.172 kg en el contenedor amarillo – y 189.318 kg en el azul. 453 albergues han sido equipados con herramientas y puntos de reciclaje para favorecer el reciclaje de envases en el Camino Francés, Inglés, del Norte, Portugués y en el Lebaniego y se han repartido más de 140.000 bolsas reutilizables -hechas de PET reciclado- entre los caminantes.

Reciclar es el Camino y ha venido para quedarse

Esta iniciativa, poco a poco se ha ido extendiendo a otras comunidades -en el 2019 llegó al Camino del Norte y Lebaniego en Cantabria y al Camino Inglés en Galicia-, continuará ampliándose para reforzar el compromiso de Ecoembes con el reciclaje fuera del hogar y conseguir que el 2021 sea el Año Jacobeo con mayor tasa de reciclaje y más comprometido con el medio ambiente en la historia del Camino de Santiago. Además, se completa con la web www.caminodelreciclaje.com, donde los peregrinos pueden consultar toda la información relacionada con los albergues (como su dirección exacta, teléfono o las plazas disponibles), descubrir consejos para hacer un Camino más sostenible, resolver sus dudas respecto al reciclaje, gracias a A.I.R-E peregrino, el bot del reciclaje o conocer la experiencia de otros peregrinos y de alguno de los EcoHospitaleros que participan en el proyecto.

Ecoembes es la organización medioambiental sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y el reciclaje de los envases de plástico, las latas y los briks (contenedor amarillo) y los envases de cartón y papel (contenedor azul) en toda España.

En 2018, se reciclaron más de 1,4 millones de toneladas de envases en todo el territorio nacional, alcanzando una tasa de reciclado de 78,8%. Gracias a este porcentaje, se obtuvieron numerosos beneficios ambientales, como evitar la emisión de 1,6 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera o ahorrar 6,2 millones de MWh. Asimismo, se ahorraron 20,3 millones de metros cúbicos de agua.