Los regantes piden al Gobierno cumplir su compromiso de incrementar la regulación del Sistema de Órbigo

Los regantes denuncian sentirse engañados por el Gobierno de España

0
Ahora León / Noticias de León / Junta de Castilla y León

El Sindicato Central del Embalse de Los Barrios de Luna ha denunciado en rueda de prensa el incumplimiento del compromiso del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico de construir las balsas laterales de La Rial y Los Morales, alternativa elegida por el Gobierno de España para el necesario incremento de la regulación del Sistema Órbigo y que de no llevarse a cabo provocará unas pérdidas millonarias para la provincia de León.

El presidente de la entidad, Julio César Carnero, destacó que “no es muy coherente pedir a las Comunidades de Regantes que hagan un esfuerzo económico y una auténtica revolución para la modernización de sus infraestructuras de riego y, por el contrario, no asegurarnos la necesaria garantía del recurso del agua”. Asimismo, en su exposición recordó que el Ministerio de la época y la Confederación Hidrográfica del Duero son los responsables de la situación actual al ampliar la zona regable de forma unilateral y por imposición, “por lo que es obligación del Gobierno proporcionar una solución que sea viable técnica y económicamente”. Desde la puesta en marcha definitiva del embalse de Los Barrios de Luna en 1956 se fueron poniendo en riego las 45.000 hectáreas para las que se había proyectado, pero a partir de 1995 se ha aumentado progresivamente la zona regable en 8.000 hectáreas, se han adherido nuevos abastecimientos y los caudales ecológicos han sufrido importantes incrementos tras el proceso de concertación llevado a cabo durante los años 2015 y 2016 dentro del trámite de estudio y aprobación del anterior Plan Hidrológico de la Demarcación.

El 31 de mayo de este año caduca la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable para la construcción de las balsas laterales de La Rial y Los Morales y por parte del Gobierno de España ni se han acelerado los trámites para su ejecución, ni se ha iniciado ningún tipo de obra relacionada con el anteproyecto, lo que evitaría que dicha caducidad surtiese efecto. Desde el Sindicato Central del Embalse de Los Barrios de Luna no se entiende como estando estas obras incluidas en el Plan Hidrológico de la Demarcación y teniendo consignación presupuestaria, no se han llevado a cabo todavía cuando el Gobierno ha tenido 6 años para ejecutarlas. A este respecto, alertan de que si finalmente se caduca la Declaración de Impacto Ambiental habría que empezar todos los trámites de nuevo y sin tener la certeza de que se apruebe de nuevo una DIA positiva.

Para los representantes del Sindicato Central del Embalse de Los Barrios de Luna el incremento de regulación del Sistema Órbigo es un objetivo irrenunciable, no solo para paliar el déficit ocasionado por el aumento de superficie aprobado unilateralmente en su día en contra de su voluntad y del resto de sus asociados, sino también por los problemas que conllevaría la no realización de dichas obras y las pérdidas millonarias que esto supondría para la provincia leonesa, ya que se registraría una disminución de las dotaciones destinadas para riego debido a diversos factores. Uno de ellos es la previsión de los expertos de que en 2035 y debido al cambio climático las precipitaciones puedan disminuir hasta en un 13%. Además, habría que añadir la imposición de medidas de obligado cumplimiento y que son prioritarias al regadío según el orden de prelación establecido en la Ley de Aguas y los Planes Hidrológicos y que detraen más recursos del embalse para poder satisfacerlas. Algunas de dichas medidas son los nuevos abastecimientos a poblaciones que antes se servían de aguas subterráneas o de otros ríos y el incremento de los desembalses mínimos para hacer frente a los caudales de mantenimiento en los diferentes puntos de control y las masas de agua. Asimismo, en el Sistema Órbigo no se pueden aplicar caudales de sequía por estar declarada en buena parte del río una zona de especial protección.

Por todo ello, los regantes denuncian sentirse engañados por el Gobierno de España, el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, la Dirección General del Agua y la Confederación Hidrográfica del Duero ya que no han cumplido con sus compromisos durante 6 años dejando caducar deliberadamente la DIA y su prórroga y que el problema generado se siga perpetuando en el tiempo.