Los voluntarios de Castilla y León con muchas dudas ante la recientemente aprobada Ley del Tercer Sector

Desde la Plataforma de Voluntariado de Castilla y León, entidad de ámbito regional que agrupa a varias Plataformas de Voluntariado provinciales del territorio castellano y leonés queremos hacer pública nuestra postura respecto a la forma de tramitación de la modificación de la Ley del Voluntariado de Castilla y León por parte del Gobierno de Castilla y León.

0

 Ahora León / Noticias de León / Tercer Sector

Con a reciente aprobación de la Ley del Tercer Sector esperamos que impulse una mejora significativa para las entidades que prestan apoyo a diferentes grupos y colectivos sociales, dando estabilidad a las organizaciones y materializando los mecanismos de colaboración e interlocución tan necesarios entre la Administración y el Tercer Sector de Acción Social en Castilla y León.

Sin embargo, el hecho de que se haya incluido, dentro de una disposición adicional de la nueva norma, toda una modificación de la legislación autonómica que afecta al voluntariado nos parece que, además de una inseguridad jurídica manifiesta, supone una degradación del voluntariado en la importancia que la propia Administración le otorga.

En el año 2018 se inició un proceso de modificación de la Ley 8/2006 de Voluntariado de Castilla y León, en el cual, desde las Plataforma del Voluntariado de España, junto con las Plataformas de Voluntariado provinciales y la Coordinadora de ONGD de Castilla y León se presentaron aportaciones y alegaciones a dicho texto, iniciando un cauce de interlocución con los diferentes grupos políticos. No obstante, en un momento dado, este trámite quedó en suspenso, sin ninguna explicación por parte de la Junta de Castilla y León, volviendo a retomar la modificación de la Ley del Voluntariado en 2020, ya como Disposición Adicional dentro de la nueva Ley del Tercer Sector.

Durante todo este proceso, que se ha extendido más de 3 años, se ha insistido de forma reiterada por parte de las Plataformas de Voluntariado que la acción voluntaria engloba más ámbitos que el de la intervención social que impulsan entidades del Tercer Sector de Acción Social y, por lo tanto, la vinculación de una y otra normativa deja al margen muchas de las realidades que comprende la acción voluntaria.

Sin embargo, la Administración regional ha hecho oídos sordos. No solo ha mantenido la vinculación normativa, sino que ha degradado a un segundo plano al voluntariado eliminando un trámite parlamentario específico, y ya iniciado, para la modificación de la norma que le afecta, reconduciéndolo a una modificación mediante disposición adicional de otra norma.

Esta falta de consideración respecto al voluntariado se escenificó en la sesión de aprobación de la Ley del Tercer Sector y de Modificación de la Ley del Voluntariado de Castilla y León de ayer. Ni siquiera se invitó a la Plataforma de Voluntariado de Castilla y León a asistir a la aprobación desde la Tribuna, como sí se hizo con las entidades del Tercer Sector.

La Plataforma del Voluntariado de Castilla y León ha trabajado en estos últimos meses en la articulación y mejora de una norma que afecta directamente a las personas voluntarias y a las organizaciones de voluntariado: ha realizado enmiendas y aportaciones al texto y ha iniciado un mecanismo de interlocución con todos los grupos políticos con representación parlamentaria. La mayor parte de esas enmiendas han sido incluidas en el texto finalmente aprobado. Sin embargo algunas de ellas, muy relevantes, no lo han sido incluidas.

La red de voluntarios de Castilla y León también denuncia que muchas pequeñas entidades sociales de la comunidad muestran su miedo e inseguridad ante su continuidad por el desconocimiento de una Ley que nadie sabe, ni donde ni cómo deben estar registradas ¿ En la Plataforma del Tercer Sector de Castilla y León ¿ ¿Cómo lo hacemos ¿ Nos preguntan…

Esperamos que la aprobación, aunque no se haya realizado por el cauce más idóneo, suponga el inicio de otra forma de hacer las cosas, y que con la puesta en marcha de lo dispuesto en la norma y su desarrollo reglamentario se estructuren verdaderos mecanismos de colaboración e interlocución que incluyan y muestren un compromiso decidido de la Administración Regional con el voluntariado de la Comunidad.

Desde la Plataforma del Voluntariado de Castilla y León tendemos la mano a la Junta de Castilla y León y a todos los grupos parlamentarios, para que esto se convierta en una realidad, esperamos que la Plataforma  Autonómica del voluntariado de CyL tenga el papel relevante que se merece como representante de todas las entidades y personas voluntarias del territorio.

Por este motivo  no dejaremos de trabajar en la búsqueda de iniciativas parlamentarias que pongan el valor la labor del voluntariado, que reconozcan el peso que tiene en la comunidad la Plataforma Autonómica  de Voluntariado en Castilla y León a la vez que queremos destacar que somos la única comunidad de nuestro país que lleva la Ley de Voluntariado a una situación como la actual.