Macron se mete en un lío al afirmar que quiere «joder» a los no vacunados: medio país se le echa encima

Macron explicó en la entrevista: "No voy a meterlos en la cárcel ni voy a vacunarlos a la fuerza. Pero hay que hacerles ver que desde el 15 de enero ya no podrán ir al restaurante, ni tomar un café, ir al teatro, al cine...".

0
(Foto: Eliseo)

Ahora León / Noticias de León/ Covid-19

En Francia no es popular decir que los no vacunados son un problema para superar la pandemia de coronavirus. Todo lo contrario: supone sufrir manifestaciones y ser tachado de autoritario.

Así que el presidente galo, Emmanuel Macron, se ha metido en una auténtica guerra poco antes de las elecciones presidenciales al asegurar en una entrevista en el diario ‘Le Parisien’ que iba a «fastidiarles«.

«A los no vacunados lo que realmente quiero hacer es ‘fastidiarlos’, y vamos a seguir haciéndolo sin parar, es la estrategia», sentenció en dicha entrevista, originando un fuerte debate en la ciudadanía.

Mientras que la ultraderecha, ahora representada por 2 partidos y 2 líderes, Marine Le Pen y también ahora el extremista Éric Zemmour, hace ‘caja’ ganando en las encuestas si suman sus apoyos.

Macron se ve debilitado, aunque sería el más votado si acaba presentándose a la reelección, y la izquierda se mantiene a la baja con una postura ambigua al respecto de la pandemia.

Se divide entre quienes consideran que es una afrenta a las libertades individuales y los que creen que la vacunación obligatoria sería la mejor opción por el bien común.

Macron usó la expresión coloquial «emmerder«, literalmente «llenar de mierda», que podría equivaler también en español a «incordiar» o molestar insistiendo con algo, queriendo decir que impondrá medidas de presión para estas personas se vacunen.

El pase sanitario

Entre esas medidas de presión, ponerles cada vez más difícil poder viajar, participar en actividades de ocio y hostelería…

Actualmente ya está vigente el polémico ‘pase sanitario‘, como nuestro pasaporte o certificado covid, y que es el que abre las puertas para entrar en restaurantes, cafés…

Los ciudadanos deben mostrar su pauta completa de vacunación o, al menos, un test de PCR o antígenos con resultado negativo reciente. Pero esto puede cambiar y el Gobierno de Macron quiere cambiarlo para que sólo los vacunados disfruten del ‘pase sanitario’.

Por eso, Macron explicó en la entrevista: «No voy a meterlos en la cárcel ni voy a vacunarlos a la fuerza. Pero hay que hacerles ver que desde el 15 de enero ya no podrán ir al restaurante, ni tomar un café, ir al teatro, al cine…».

El colectivo antivacunas es muy fuerte en Francia, país que actualmente sólo tiene inmunizado 73,5% de su población.