“De nuevo nos vuelven a atacar” manifiestan los pensionistas leoneses

0

Ahora León / Noticias de León / Comunicado Coordinadora por la Defensa de las Pensiones

De nuevo nos vuelven a atacar, se recrudece la campaña contra los sistemas públicos de pensiones. Cuando no es el Banco Central Europeo como ahora, es el Fondo Monetario Internacional, o el Banco Mundial, o el Banco de España. Siempre insistiendo sobre lo mismo: la subida del gasto de las prestaciones por la alta esperanza de vida, la baja natalidad, la edad de jubilación, la amenaza de la jubilación de la generación del baby boom, el déficit entre cotizaciones y pensiones, …… Siempre hablan del excesivo gasto, pero nunca hablan de mejorar los ingresos del sistema.

Cuando hablamos en España de ingresos de la Seguridad Social, hemos de pensar que lo que cotizamos los trabajadores/as y que se descuenta en nuestras nóminas, es aproximadamente la mitad que lo que pagamos por el IRPF y por el IVA. Este dato es suficiente para replantearnos la financiación de la Seguridad Social a través de cotizaciones y de impuestos y evitar estar siempre con la amenaza de que no hay dinero para las pensiones.

Una de las cosas que hay que hacer es destopar las cotizaciones para los salarios muy altos. ¿Eso que significa?. Pues que un sueldo a partir de los 4.000 €/mes, su cotización a la Seguridad Social alcanza un tope y no cotiza más. Da igual cobrar 4.000 € que 6.000 €.

Tampoco se habla del porcentaje del gasto de pensiones en relación a la riqueza que se produce al año en España, más bajo que otros países de nuestro entorno como Francia, Portugal, Holanda, Italia. Ni se habla de que los impuestos que pagan las empresas por sus beneficios han caído a la mitad en 10 años, ni que el paro es de los más altos de Europa, a pesar del bombo y platillo con que el Gobierno anuncia los nuevos contratos, la gran mayoría precarios y sueldos de miseria. Ni se habla de lo que se deja de recaudar por fraude y evasión fiscal. Ni que la productividad va creciendo y, por tanto, la riqueza del país.

En la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones nunca nos hemos negado a hablar y plantearnos una reforma de la Seguridad Social justa, seria y rigurosa, que tenga en cuenta todas las implicaciones económicas y sociales. Eso sí, ha de ser una comisión de expertos y una mesa de diálogo en la que estén todos los intereses y estamentos representados, no sólo la banca y las aseguradoras, como ocurrió en el último informe de “expertos”, en el que la casi totalidad eran economistas pagados por esas empresas o de ideología neoliberal y “barrían para casa”.

Todo ello con los objetivos de:

  1. Que la financiación de las pensiones es responsabilidad de toda la sociedad no sólo de los/las trabajadores/as y sus cotizaciones a la Seguridad Social, y, por tanto, no se debe hablar de déficit del sistema, como no se habla del déficit de ningún Ministerio
  2. Que no se debe acudir a la deuda pública para su financiación, porque esto es pan para hoy y hambre para mañana y pone en peligro el futuro de la viabilidad del Estado de Bienestar Social.
  3. Que se garantice para hombres y mujeres por igual, unos ingresos mínimos para vivir dignamente, teniendo en cuenta el coste de la vida, y que se revaloricen de acuerdo con el incremento de éste. En estos momentos, para España, 1.084 euros al mes en 14 pagas, según el indicador de la Carta Social Europea
  4. Que la Seguridad Social y estas condiciones pactadas sea un derecho fundamental, no solo de adorno, dentro de la Constitución y, por lo tanto, de obligado cumplimiento para cualquier Gobierno, sea del signo político que sea.
  5. Que el sistema público siga siendo un sistema de reparto solidario entre generaciones y comunidades. Dejar que las personas mayores o imposibilitadas para trabajar puedan descansar y que las personas jóvenes puedan tener un puesto de trabajo que les permita tener un proyecto de vida

Alrededor de esta problemática girará buena parte del debate sobre el sistema público de reparto de la Seguridad Social española en los próximos meses. Hasta ahora se ha hablado mucho del gasto, de la natalidad, de la longevidad o la edad de jubilación. En algún momento, alguien tendrá que mirar a las personas trabajadoras y empezar a pensar en términos de derechos humanos, de otros valores que no sean sólo los del dinero”.