Rutas de León: Por la Cabrera

0

La comarca de La Cabrera, dividida en Cabrera Alta y Cabrera Baja, es uno de los rincones más especiales de León. Su riqueza natural y patrimonial, surcada por los canales que suministraban el agua a Las Médulas, ofrece al visitante una experiencia única.

Iniciamos la ruta por la Cabrera Alta, partiendo desde Castrocontrigo, llegamos a Villar del Monte, con su espectacular arquitectura tradicional que, conjugando piedra, losa y madera, crea peculiares formas y detalles constructivos. Un paseo por sus calles nos traslada al pasado, en un viaje por pajares, hornos de barro o balconadas. Truchas nos recibe a la sombra del castillo de Peña Ramiro y su puente romano, y cerca, en Truchillas, destaca el lago glaciar declarado Monumento Natural. Seguimos hasta Corporales, con su rico patrimonio de iglesias y construcciones populares, destacando especialmente la Danza de Nabucodonosor como patrimonio etnográfico excepcional. Pero son sus dos castros, uno prerromano y otro romano, y sus minas de oro romanas, uno de los tesoros arqueológicos más relevantes de la zona.

El acceso a la Cabrera Baja resulta más dificultoso, debido a su orografía, como tributo a las joyas que encierra. Desde Corporales llegamos a Nogar, jalonada con casas de corredor y su puente de piedra. Cerca se encuentra Encinedo, el pueblo más grande de la zona, con un magnífico museo etnográfico Montañas del Teleno. La Baña, cuyo lago glaciar es Monumento Natural, ofrece al visitante unas espectaculares vistas de la sierra de La Cabrera.

Los canales romanos y los castros nos acompañan todo el recorrido, como uno de los ejemplos de ingeniería romana más impresionantes de Europa. Contamos también con el “Camino de la Mata”, en Saceda, donde un canal romano fue reutilizado como camino de carros. Un racimo de pequeños pueblos ofrecen pequeñas peculiaridades, hasta alcanzar Llamas de Cabrera, cuya ermita de Nuestra Señora del Valle es objeto de romerías. El alcornocal único de Santalavilla, las riberas de Pombriego y los paisajes de Benuza, cierran un recorrido espectacular, que podemos aderezar con un caldo y botillo típico de la zona.