Según Bierzo Limpio “la comarca está en una situación económica y laboral muy grave”

La salida de la crisis que sufre El Bierzo no puede ser negociada en un despacho de la Junta de Castilla y León o en un ministerio estatal, una vez más a espaldas de la ciudadanía.

0

Ahora León / Comunicado Bierzo Limpio

Ante la manifestación “Por el futuro del Bierzo”, convocada para el próximo 16 de diciembre en Ponferrada, el movimiento ecologista berciano expresa su solidaridad con todos los trabajadores y trabajadoras del Bierzo en dificultades, en especial con los parados y sus familias, y exige de las Administraciones ampliar las garantías sociales para evitar su exclusión. Ningún minero, ningún trabajador de las térmicas o empleado de las subcontratas debe pagar la factura de veinte años de engaños, fracaso y mala gestión de los fondos públicos. La transición justa significa respeto a los derechos laborales para que los más débiles no sean utilizados como escudos humanos.

El movimiento ecologista berciano considera que la comarca está en una situación económica y laboral muy grave, pero la sociedad debe preguntarse: ¿Qué o quién nos ha traído hasta esta situación?

Esta grave crisis del Bierzo es consecuencia de un modelo industrial subsidiado, obsoleto y contaminante: la minería del carbón lleva muchos años manteniéndose de forma artificial gracias a la inyección de subvenciones públicas que han enriquecido a unos pocos empresarios para acabar dejando en la calle a todos los trabajadores. Mientras, con la falsa excusa de mantener encendidas las térmicas, hace años que la inmensa mayoría del carbón que se quema en El Bierzo o Asturias es de importación. En todo este tiempo hemos escuchado demasiadas mentiras y engaños.

La solución futura no podrá venir de la mano de quienes han participado durante treinta años en sucesivas reconversiones, malgastando millones de euros de fondos nacionales y europeos, que han sido estériles. A la vista está el fracaso de su gestión, que no la nuestra, pues nunca el movimiento ecologista fue escuchado en esas mesas de negociación.

Desde el ecologismo berciano exigimos transparencia y debate público. La salida de la crisis que sufre El Bierzo no puede ser negociada en un despacho de la Junta de Castilla y León o en un ministerio estatal, una vez más a espaldas de la ciudadanía.

Transparencia: exigimos que se diga a la sociedad berciana cuántos millones de euros se han gastado en los últimos veinte años en la presunta reconversión de la minería, quiénes los han gestionado y cómo, en qué se han gastado y con qué resultados. El primer paso para una transición justa es una completa auditoría de los fondos mineros. Es exigible y debe exigirse la devolución de subvenciones mal empleadas, la ejecución de avales en casos conocidos de contaminación o falsas insolvencias, y todas las demás responsabilidades pendientes.

Debate social: No podemos olvidar que más de cien colectivos ciudadanos, más de dos mil alegaciones y más de once mil firmas —incluido el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los Vinos del Bierzo y los Consejos o Marcas de Calidad la Manzana Reineta, el Pimiento Asado, la Pera Conferencia, la Cereza, la Castaña y el Botillo— han dicho “NO A LA INCINERACIÓN DE NEUMÁTICOS”. 

La transición justa y el futuro del Bierzo no pasan por industrias peligrosas para la salud o contaminantes, ni por multinacionales como Votorantim Cosmos, Forestalia, Vestas o Alcoa, dirigidas desde Brasil, USA o Dinamarca, que cazan aquí las subvenciones y llevan los beneficios y los impuestos fuera de la comarca.

No podemos seguir siendo líderes en humo y chimeneas. La contaminación, las corruptelas y sus cómplices forman parte del problema. El movimiento ecologista berciano es parte de la solución: nuestras propuestas son constructivas, beneficiosas para toda la sociedad y sostenibles a largo plazo. Defendemos la agricultura y la ganadería ecológicas, energías limpias y renovables sin incineración, contaminación cero. El futuro del Bierzo es su industria agroalimentaria, su paisaje, su riqueza natural y cultural, sus dos Patrimonios de la Humanidad, su gastronomía y sus vinos, su turismo respetuoso, sus Reservas de la Biosfera.

Nuestro futuro pasa por defender la salud de todos los bercianos y bercianas, la vida y la biodiversidad de la comarca, de sus bosques, valles, ríos y embalses.  Nuestra prioridad es la salud de todos ahora y en el futuro, porque sin salud no hay futuro.