Señalizan las zonas de baño de las playas fluviales de la provincia para garantizar la seguridad de los usuarios

La ubicación e indicaciones de esta señalética se realiza en colaboración con los once ayuntamientos de los municipios donde se ubican estos espacios públicos.

0

Ahora León / Noticias de León / Junta de Castilla y León

La crisis sanitaria originada por la pandemia de la Covid-19 ha obligado a las administraciones a establecer protocolos para que la reapertura de las instalaciones no aumente el riesgo de contagio comunitario, donde se incluyen las medidas de protección necesarias para sus usuarios.

En este contexto, la Consejería de Cultura y Turismo, con el fin de garantizar la seguridad en el disfrute de las playas fluviales de la provincia, va a señalizar estos espacios de ocio, facilitando informaciones a los usuarios sobre aforos, distancias de seguridad o normas genéricas higiénico sanitarias, entre otras.

En concreto, el Servicio Territorial de Sanidad ha autorizado el baño en once zonas de la provincia de León distribuidas en los municipios de Cimanes del Tejar, Alcoba de la Ribera, Llamas de la Ribera, Quintanilla de Sollamas, Carucedo, Igüeña, Vega de Espinareda, San Martín de Moreda, Cacabelos, Molinaseca y Toral de los Vados. En todos ellos se colocará la señalética.

Para el diseño de esta señalización, la Consejería partirá del contenido de los Manuales de Buenas Prácticas elaborados por la Secretaría de Estado de Turismo, a través del Instituto para la Calidad Turística (ICTE) y que han sido avalados por el Ministerio de Sanidad.

Los carteles para los establecimientos están debidamente plastificados por lo que se puede proceder a su limpieza y desinfección diaria sin problema y se pondrán exclusivamente en las zonas comunes por lo que se darán entre uno y tres carteles por establecimiento, dependiendo del tamaño de los mismos.

Esta iniciativa se suma al conjunto de acciones que, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, está aplicando la Junta de Castilla y León para facilitar la adaptación al periodo de desescalada y al final del estado de alarma. También se encuentra el diseño y distribución de un cartel que contendrá un decálogo informativo de buenas prácticas en la actividad turística, donde se recogerán indicaciones genéricas de cómo proceder tanto por usuarios como por empresarios en el desarrollo de las actividades turísticas.