¿Por qué sube constantemente el precio de la luz?

0

Periódico de León Digital / Ahora León / Texto: P. Blanco / La luz / Imagen: S. Arén

La factura eléctrica en las familias españolas se incrementa cada vez más. Cada año, incluso después del verano, se ven facturas que poco o nada han cambiado respecto a los meses más fríos.

En un principio todo el mundo reprocha y no comprende la causa de esta subida, que evitando caer en temas políticos, tiene en parte otra procedencia.

Cada vez más, el cambio climático está afectando al bolsillo de los españoles debido a la reducción del agua y el viento, además de la poca inversión en energía solar. Normalmente en verano hay menos viento y agua, por lo que en este sentido, es necesario contratar otros medios energéticos más caros para hacer frente al requerimiento energético.

Normalmente, se empieza comprando toda la energía posible más barata, en este caso las provenientes de las energías renovables. Después y dependiendo de la demanda, se procede a contratar otras como la nuclear, u otras de centrales con más costes y contaminantes.

Por lo tanto, el precio de la luz seguramente continuará incrementándose, a no ser que aumente la producción de las energías renovables, y se consiga paliar el cambio climático.

Datos interesantes

Por otro lado, existe un coste base que las empresas eléctricas imponen y que a pesar de los cambios económicos que ha sufrido el país, no han querido cambiar.

El Ministerio de Industria calcula que una familia media con dos hijos, utiliza 3.900 kilovatios/hora al año, con una potencia contratada de 4,4 kilovatios. Si se compara por ejemplo el anterior mes de noviembre con el de 2015, el precio de producción de la electricidad se ha encarecido un 9,6 % (56 euros/mes).

Los aparatos eléctricos que más consumen

En un hogar, lo que más electricidad consume son los electrodomésticos, con más de la mitad del total. Y dentro de este apartado destaca el frigorífico, que acaba en torno a un tercio de esos kilowatios (KW). Teniendo en cuenta en cuenta esas premisas, aunque dejar la factura a cero es imposible, no lo es apagar todos los electrodomésticos al marcharse de vacaciones. Puede significar un ahorro de hasta un 49% en el recibo.