¿Qué sucede con la sugestión en medicina?

Apliquemos nuestra ciencia y nuestro arte lo mejor que sepamos, con seriedad, con honradez, con respeto al paciente y a sus sentimientos y siendo conscientes que la sugestión siempre puede estar presente en todo acto médico y debemos saber interpretarla correctamente

0

Ahora León / Noticias de León / Dr. Jorge Gutiérrez

Decía el sabio Ramón y Cajal ( 1852-1934 ), “ El hombre dispone de reservas inagotables de fe en lo sobrenatural o simplemente en el absurdo, al cual se aviene, reverente y sumiso, con tal que lo defiendan elocuentemente personas prestigiosas, radiantes de voluntad dominadora y nada negligentes de la escenografía”.
Las obras de historia de la medicina nos brindan numerosos fenómenos curativos de difícil explicación para la ciencia; las curaciones del médico alemán Franz Mesmer ( 1733-1815 ) en el siglo XVIII; las espectaculares sanaciones de Fernando Asuero ( 1887-1942 ), médico español creador de la polémica “asueroterapia”, dudoso método aplicado por medio de pequeñas cauterizaciones en el nervio trigémino para tratar diversas dolencias; las milagrosas “curas” observadas en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes en Francia o de Fátima en Portugal, etc.
Para muchos, estos fenómenos no son sino retornos a los milagros del Dios griego Asclepio, Esculapio para los romanos, cuyo símbolo- una vara con una serpiente enrollada-, sigue siendo utilizado por organizaciones tan importantes como la OMS ( organización mundial de la salud ).
En nuestra práctica médica actual, observamos fenómenos similares, durante mis años en la unidad del dolor, siempre me llamó la atención la irregularidad en el efecto de las infiltraciones epidurales, la primera solía ser la más efectiva y a medida que la repetíamos, el efecto observado iba disminuyendo, había otros pacientes con hernia discal, que a pesar de que se esperaba una mejoría tras la inflltración, ésta no producía ningún efecto o era solo de unas horas. Los mismos fenómenos ocurrían con otros procedimientos de infiltración realizados por otros especialistas, que acabábamos viendo luego en nuestra consulta.
Todos podemos observar como algunos pacientes son “curados” por ciertos médicos, mientras fueron atendidos por otros que haciendo lo mismo tuvieron poco éxito. Esto puede ser a menudo explicado en base al prestigio previo, tarifas elevadas, expectativas generadas por otros pacientes, familiares etc.
Llevo muchos años trabajando con dolores crónicos de columna y he visto con frecuencia los efectos de la sugestión en estos pacientes; los resultados irregulares de la cirugía, de las técnicas modernas dedicadas al alivio del dolor, la variaciones según el equipo médico que atiende al paciente, etc. Todo ello nos da fe del importante papel que juega la sugestión en nuestro contacto con el paciente.
Actualmente este efecto es mas conocido como efecto placebo, y aunque los médicos habitualmente lo solemos ver como algo negativo, algo que tenemos que evitar para hacer una medicina verdadera o “científica”, en realidad se trata simplemente de una parte esencial del contacto con el paciente, que tenemos que fomentar y reforzar para aumentar nuestras posibilidades de éxito.
Apliquemos nuestra ciencia y nuestro arte lo mejor que sepamos, con seriedad, con honradez, con respeto al paciente y a sus sentimientos y siendo conscientes que la sugestión siempre puede estar presente en todo acto médico y debemos saber interpretarla correctamente.