Un curso político crucial para la supervivencia del Ayuntamiento

0

Periódico de León / Ahora León / UPL San Andrés

Esta primera semana del mes de septiembre es tradicionalmente considerada como la del “inicio del curso político”. UPL no está del todo de acuerdo con esta afirmación, o al menos en parte de ella, ya que el leonesismo y sobre todo, los problemas de la tierra, no toman vacaciones, por lo que el trabajo es constante. Aún así, son conscientes de que esta fecha se toma como punto de inflexión a la hora de avistar los retos a los que se van a enfrentar las instituciones durante los próximos meses.

Desde este punto de vista, el Ayuntamiento de San Andrés, y con ello UPL, tiene por delante múltiples cuestiones a tratar. La primera de ellas será la del personal municipal. Tras el cambio de manos producido en la concejalía dentro de las filas del PSOE exigen que las negociaciones se reanuden con una actitud más negociadora y democrática. Desde este grupo consideran que llevan ya muchos meses así, sin que haya avances dentro de los grandes asuntos que llevan enquistados desde hace demasiados años: RPT, equiparación salarial entre trabajadores o los efectos de la retirada de la Productividad y el cumplimiento del Plan de Ajuste en esta materia.

En segundo lugar, seguirán haciendo un especial seguimiento de las obras que se han puesto en marcha en el municipio, particularmente las que proceden de enmiendas de UPL (Rotonda de la Infanta Sancha; Casa de Cultura de Pinilla; acerados de la zona de Las Dominicas…) Así mismo tampoco olvidan las obras del edificio Araú, ya popularmente conocido como “el Escorial de Trobajo” debido a todos los avatares que han atravesado esas obras, y para culminar los despropósitos, la empresa adjudicataria no ha subsanado los desperfectos, por lo que ese edificio sigue sin poderse utilizar por los vecinos. Otro de los principales problemas son los obstáculos que su Policía Local debe esquivar a diario, principalmente la evidente precariedad de medios, algo que no se debe olvidar.

De la solución de estos problemas depende la viabilidad del Ayuntamiento. Desde UPL continuarán trabajando en la línea constructiva y reivindicativa que llevan siguiendo durante estos dos años que van de legislatura. Entienden que esta es la misión que les encomiendan los vecinos, no solo con sus votos, sino tal y como les transmiten en el día a día, y la mejor fórmula para trabajar por el bienestar y progreso del municipio.