La comunidad se mantiene en el quinto puesto en esfuerzo tecnológico

La previsión de recursos económicos que movilizará hasta 2027 es de 14.500 millones de euros, de los cuales 5.251 serán públicos y 9.281 privados

0

Ahora León / Noticias de León / Junta de Castilla y León

La Estrategia de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) de Castilla y León 2021-2127 fue aprobada por la Junta de Castilla y León el pasado mes de septiembre de 2021. La nueva RIS3 toma el relevo a la elaborada para el periodo 2014-2020, como el instrumento de planificación de la Junta que marca los objetivos y prioridades de la política de ciencia y tecnología de la Comunidad, incluyendo actuaciones del ámbito de la investigación, desarrollo tecnológico e innovación (I+D+I) y de la Agenda Digital de Castilla y León.

Asimismo, impulsará la competitividad de las actividades en las que Castilla y León está especializada, apostando no solo por su transición digital y ecológica, sino aprovechando como nichos de oportunidad la digitalización, la descarbonización y la sostenibilidad exigida a nivel europeo y mundial, sin perder el sello de identidad de Castilla y León.

Esfuerzo tecnológico

En el año 2020, los indicadores de la RIS3 procedentes de la Estadística de I+D señalan que el gasto en I+D relativo al PIB ha ascendido al 1,37 %, situándose la media nacional en el 1,41 %. Castilla y León se mantiene en el quinto puesto en esfuerzo tecnológico (gasto en I+D sobre el PIB).

El gasto en I+D por sectores muestra el descenso experimentado por el sector empresarial, el cual representa un 63,3 % sobre el total, aunque continúa manifestando la tradicional fortaleza, superior en un 7,7 %,  frente al gasto en I+D de la media nacional, que se sitúa en el 55,6 %.

Nuevos objetivos en la Comunidad

La RIS3 2021-2027 representa un nuevo planteamiento respecto a la estrategia anterior, con un mayor énfasis en objetivos y prioridades que pretenden alinear esfuerzos de todos los sectores de una forma transversal a través de tres grandes vectores de transformación: ‘Castilla y León, territorio con calidad de vida’, ‘Castilla y León, neutra en carbono y plenamente circular’ y ‘Castilla y León, una apuesta por la fabricación inteligente y la ciberseguridad’.

Además, entre los objetivos se encuentran el de mejorar y fortalecer el ecosistema de I+D, avanzar en la digitalización de la economía y sociedad y reforzar la gobernanza participativa para la especialización.

Estas prioridades de trabajo se conciben como vectores transformadores de la economía y la sociedad y priorizan los esfuerzos de diferentes sectores económicos y las capacidad científicas y tecnológicas de la Comunidad con el horizonte 2027.

1.- Así, en la prioridad ‘Castilla y León, territorio con calidad de vida’ se destaca de la Comunidad que:

  • No hay ciudades masificadas, dispone de un patrimonio cultural incomparable y de una oferta cultural y gastronómica internacionalmente reconocida.
  • Dispone de un patrimonio natural diverso, bien conservado y conectado con las ciudades y pueblos para que la ciudadanía pueda disfrutar del mismo, y que ofrece recursos naturales.
  • Existen muy buenas posibilidades de formación y desarrollo personal, con empleo especializado y de calidad.
  • El sistema educativo destaca en contrastados informes internacionales como PISA o TIMSS y dispone de una importante oferta educativa en formación profesional y un sistema universitario muy potente.
  • Ofrece oportunidades para posicionarse en la implantación de servicios sanitarios y asistenciales innovadores (telemedicina, teleasistencia) y en determinados campos de investigación biomédica (cáncer y medicina personalizada).
  • Reúne unas características únicas para liderar nuevos conceptos de hábitat en el diseño de un entorno sostenible y de calidad para las personas, aprovechando la colaboración público-privada en el sector del Hábitat, potenciando la producción, construcción y el consumo responsable.

2.- En la prioridad ‘Castilla y León, neutra en carbono y plenamente circular’, las oportunidades se centran en:

  • Impulso a la sostenibilidad de las actividades agrícolas, forestales, ganaderas y mineras, impulsando la economía circular y minimizando la huella de carbono en el marco de la lucha contra el cambio climático y la conservación de la biodiversidad.
  • Apuesta por la bioeconomía: bioproductos y biomateriales de aplicación industrial, así como procesos industriales de base biológica para el desarrollo de bioproductos.
  • Avance en la ecoinnovación y el medio ambiente industrial en la modernización de todos los sectores de la economía: descarbonización, ecodiseño, implantación de tecnologías ecoeficientes e impulso de la economía circular.
  • Transporte y movilidad sostenible: desarrollo del vehículo electrificado, conectado, autónomo y sostenible; y utilización de materiales reciclados o biomateriales ligeros.

3.- En la prioridad ‘Castilla y León, una apuesta por la fabricación avanzada y la ciberseguridad’ destaca:

  • Aplicación de tecnologías avanzadas: inteligencia artificial, redes 5G, datos y análisis de metadatos, Internet de las cosas (IoT), etc.
  • Fabricación avanzada: incorporación de inteligencia en los procesos de producción, aprovechamiento de tecnologías emergentes, nuevos materiales e integración de los conceptos de eficiencia y sostenibilidad
  • Avances en ciberseguridad -donde Castilla y León es una comunidad pionera- para acercar los beneficios de la digitalización a las empresas

Crisis COVID-19

La Estrategia de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente de Castilla y León 2021-2027 ha sido elaborada en un contexto marcado por las transiciones ecológica e industrial e influenciado por el impacto y la crisis generada por la pandemia de la COVID-19, que además de la crisis sanitaria, ha desembocado en una crisis socioeconómica de impacto global.

Asimismo, junto al objetivo de la competitividad, en estos momentos se hace necesario construir una economía y una sociedad resilientes ante futuras amenazas.

Además, el principal marco de referencia de la RIS3 es el Acuerdo Marco para la Competitividad Empresarial de Castilla y León, que establece las directrices de la política empresarial de la Comunidad para los próximos años, siendo la RIS3 2021-2027 el instrumento de planificación de las políticas de I+D+I y digitalización.

Por otra parte, para la elaboración de la estrategia se ha reforzado la participación de los agentes de la denominada cuádruple hélice de la innovación: empresas, centros de I+I, Administración y sociedad, al tiempo que se ha iniciado un proceso continuado de descubrimiento de oportunidades empresariales, también denominado proceso de descubrimiento emprendedor (PDE).

Además, en este proceso se han tenido en cuenta las fortalezas de la Comunidad:

  • Experiencia en el diseño y puesta en marcha de estrategias regionales de I+D+I y vinculadas a la Sociedad de la Información.
  • Buen posicionamiento de determinados ámbitos de la economía en cadenas de valor internacional (agroalimentación, transporte) y buena posición de partida respecto a otros territorios en aspectos relativos a calidad de vida (ciudades no masificadas, patrimonio natural y cultural) y sostenibilidad.
  • Nivel avanzado de infraestructuras de apoyo a la I+D+I: centros tecnológicos, parques científico-tecnológicos, clusters y hubs digitales.
  • Sistema de I+D+I reorganizado en torno a las prioridades de la especialización.
  • Potente sistema universitario regional, reforzado por la presencia de institutos del CSIC y de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS), con modelos constados de colaboración entre agentes, lo que facilitarán el avance en la especialización inteligente de Castilla y León.

Movilización de recursos

La RIS3 de Castilla y León 2021-2027 prevé financiarse mediante recursos tanto públicos como privados. Así, la previsión de recursos económicos que movilizará la RIS3 a lo largo de su ejecución durante este periodo será de 14.532 millones de euros.

Por un lado, la Junta de Castilla y León invertirá las cantidades que se destinen a ciencia y tecnología en los sucesivos Presupuestos Generales de la Comunidad para las anualidades 2022-2027, con una aportación de 3.816 millones de euros, del total de los 5.251 millones públicos que se movilizarán.

Por otro lado, la RIS3 estimulará la participación de los agentes del sistema de ciencia y tecnología (empresas, universidades, centros de investigación, centros tecnológicos, clusters, etc.) en programas de financiación de I+D+I y de digitalización procedentes de otras administraciones públicas locales, nacionales e internacionales, como los sucesivos planes estatales de investigación científica, técnica y de innovación, o los programas de la Unión Europea (programa Horizonte Europa, los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, Fondo de Innovación InvestEU, programa Europa Digital, etc.), todos ellos encaminados a contribuir significativamente a las orientaciones políticas de ciencia y tecnología en el periodo 2021-2027.